543869dfd79784a5297e4186_logo1.png 543869f7a869fda429f6a42a_logoBicentHdr1.png

Acerca de Nosotros

El 24 de Noviembre de 1790, poco después de la muerte del Duque de Cumberland (Gran Maestre de la Gran Logia de Inglaterra) se procedió a la elección del Príncipe de Gales como su sucesor quien, luego de ser instalado como tal el 2 de Mayo de 1792 declaró su total apoyo y auspicio a los movimientos y revoluciones en la América hispana. Después del 27 de Diciembre de 1813, fecha de la reconciliación y aparición de la Gran Logia Reunida de Inglaterra; la masonería inglesa reinició con más bríos su labor de apoyo a la causa de los independentistas americanos. Bajo la dirección de Lord Palmerston, jefe de gobierno inglés y Gran Maestre efectivo de la Masonería inglesa; Inglaterra declaró que ella cubriría con su manto protector todo levantamiento democrático sea en Europa como en cualquiera de las colonias. Bajo este influjo y con el auspicio de la política inglesa; en 1797 Don Francisco de Miranda ya había creado en Londres la logia conocida como “Gran Logia Americana” o “Gran Reunión Americana” para “… ser como lo fue, un eficaz instrumento de propaganda en favor de la independencia de los pueblos de la América española…El taller residía en la casa de Grafton Square, donde hasta 1810, Miranda dictó personalmente conferencias a todos los apóstoles de la revolución americana”. En esa misma Logia son recibidos Matias Zapiola, Mariano Moreno, Bernardo O´Higgins, Ignacio Carrera, Juan Montúfar, Vicente Rocafuerte, José de San Martín y Simón Bolívar; quienes más tarde cobrarían con su esfuerzo la independencia de la corona española para los pueblos americanos. Por su parte, José de San Martín, Carlos María de Alvear y Matías Zapiola tan pronto arribaban a la ciudad de Buenos Aires en 1812 introdujeron en las Provincias Unidas del Río de la Plata la que denominaron “La Logia Lautaro de Buenos Aires” con el fin de orientar tanto a la opinión pública como la de los círculos dirigentes y para fijarle a la revolución un objetivo idealista. Sin embargo, la masonería no habría existido sólo para auxiliar la causa independentista sino que también albergó en su seno a militares y personajes de la corona, por lo que podemos señalar que también hubieron logias realistas. Una de ellas, “La Paz Americana del Sud” fue fundada a bordo de la fragata española Venganza en viaje de servicio al virreinato del Perú.

Nuestra Historia

Entorno Político Previo

El 7 de Julio de 1816, entró a Lima como nuevo virrey nombrado por la corona; Joaquín de la Pezuela, general en jefe del ejercito del Alto Perú, en mérito a sus triunfos sobre las 2º y 3º expediciones libertadoras rioplatenses en las batallas de Vilcapuquio, Ayohuma y Viluma.Apenas recibido formalmente el mando del virreinato de manos del Virrey saliente Don Fernando de Abascal, Pezuela expidió el bando del Buen Gobierno que versaba sobre las costumbres imperantes, la moral desquebrajada, el orden establecido y la seguridad que debería tener la ciudad de los Reyes.Mientras estos hechos acontecían, la corona dio el mando del ejercito del Alto Perú al mariscal de campo Estanislao Sánchez Salvador, quien renunció al mismo, obteniéndolo en su lugar el de igual graduación don José de la Serna.José de la Serna zarpó de Cádiz en un convoy que se componía de la fragata de 44 cañones Venganza y los buques de comercio Aurora, Vélez y Mejicano; aportando en el puerto de Arica el 7 de Setiembre de 1816. Vinieron junto a él: Manuel Bayona, Jose Canterac, Tomas de Iriarte, Valentin Ferraz, Andres Garcia Camba, Jose Garcia, Ignacio Landazuri, Bernando de La Torre, Pedro Martin, Francisco Narvaez, Antonio Seoane, Manuel Plasencia, Juan Bocalan, Eulogio Santa Cruz, Juan Tena, Fulgencio del Toro, Vicente Antonio Tur, Pedro Jose Zavala –marques de Valleumbroso. Todos eran liberales, enemigos de los tradicionales o conservadores y amigos íntimos de La Serna. Se autoproclamaban superiores por haber luchado contra Napoleón y miraban con desdén a los militares veteranos del virrey tanto como al mismo Pezuela.Es por Tomás de Iriarte que tenemos los primeros antecedentes de Paz y Perfecta Unión, quien en sus memorias, escritas para sus hijos dice “…fue durante la navegación que tuvo lugar mi iniciación en los misterios de la masonería, ceremonia que se celebró el 24 de junio de 1816…fui introducido a ella con las ceremonias rituales, el local era el camarote del Segundo Comandante, la hora las 12 de la noche…cuando me desvendaron, después del juramento de orden mi sorpresa fue verme rodeado de mis mejores amigos…mi recepción fue la ultima durante el viaje. Aquella noche se cerraron los trabajos con una cena abundante y reino la cordialidad y alegría. Yo fui nombrado secretario. Todos los miembros éramos nueve y teníamos el titulo de fundadores…” . Fue en estas circunstancias que se funda la logia “La Paz Americana del Sud” siendo su formación en orden jerárquico, tal como lo señala el mismo Iriarte el siguiente: “… Venerable Maestro, Mcal. de Campo Jerónimo Valdez; Orador, Teniente Coronel Bernardo de La Torre; Primer Vigilante, Coronel Antonio Seoane; Segundo Vigilante, Brigadier Valentín Ferráz; Maestro de Ceremonia, Brigadier Juan A. Pardo; Hno. Terrible, Brigadier Juan Bocalán …”Desembarcado en tierras peruanas, la Serna entro al cuartel general de Cotagaita el 12 de noviembre de 1816 y ese mismo día recibió su mando del general Juan Ramírez lo que coincidió con algunas victorias realistas: el general Pedro Antonio de Olañeta venció en Yavi al caudillo Martín Güemes, mientras que el coronel Aguilera consiguió otro triunfo sobre el oficial Warnes y sus soldados. El virrey Pezuela, sabedor de esto, dispuso que La Serna abriera una campaña contra Tucumán para cortar las pretensiones de San Martín de cruzar la cordillera de los Andes pero La Serna lo considero innecesario y se negó, ascendió a sus oficiales sin hacerlo con los leales al virrey y refundió el primer regimiento del Batallón Cusco en el Regimiento de Gerona, lo que motivo las diferencias entre ambos.La indisposición de La Serna hacia el virrey provocó un fuerte distanciamiento entre los dos militares, situación que nunca se resolvería pese a las graves incursiones que los guerrilleros llevaban a cabo y que ocasionaban al ejército realista continuos y profundos daños.El nombramiento del general José Canterac, afin a La Serna; como jefe del Estado Mayor del Ejercito del Alto Perú acrecentó el poder de la logia lasernista, la que no hacia sino ridiculizar las ordenes de Pezuela motivando la reaccion del virrey quien obligó a la Serna a incursionar sobre Salta. Este se dio por ofendido y, como ya lo habia anunciado al Rey, renunció pretextanto malos tratos del gobierno de Lima. La Corona acepto su dimisión y nombró en su reemplazo al general Juan Ramírez que se hallaba en Quito.En setiembre de 1819, La Serna entrego el mando a Canterac y se trasladó a Lima. Alli el virrey, con ánimo de conciliación, lo ascendió a teniente general y él, que aducia retornar a España por problemas de salud, de pronto decidió quedarse en la capital peruana. Mandó a llamar a los jefes Valdez, Loriga y Seoane y a aquellos oficiales contrarios al virrey.Mientras tanto, el general San Martín había concentrado sus fuerzas en Huaura. El general Antonio Alvarez de Arenales habia proclamado la libertad en Ica, Huamanga, Tarma y Huanuco. Guayaquil, Piura, Tumbes, Cajamarca, Chachapoyas, Jaen y Maynas habian declarado su propia independencia de la corona. Sabedora de esto, la logia lasernista no soporto mas y se sintio en la obligacion de actuar. Con tal fin se reunieron en Aznapuquio en reunion de la logia los generales jovenes, todos ellos liberales: Jose de la Serna, Juan Antonio Monet, Jose Canterac, Jeronimo Valdez, Fulgencio Toro, Manuel Bayona, Pedro Jose de Zavala -marquez de Valleumbroso-, Ignacio Landazuri, Agustin Otermin, Ramon Garcia, Pedro Martin, Andres Garcia Camba, Mateo Ramirez, Francisco Narvaez, Francisco Ortiz y Antonio Tur provocando lo que se conoce como el motin de Aznapuquio que trajo la dimision del Virrey Joaquin de la Pezuela el 29 de enero de 1821.Elevado a virrey de facto por su logia, La Serna nombro general en jefe a Jose Canterac y jefe de estado mayor a Jeronimo Valdez mientras que Pezuela pasaba a vivir a los pueblos de la Magdalena, Santiago de Surco y Chorrillos; desde donde partio el 29 de junio de 1821 rumbo a Lisboa.San Martin, cuyos regimientos cercaban Lima y la dejaban desprovista de alimentos, ya habia entrado en contacto con los afiliados lautarinos encargados de desarrollar la idea emancipadora en el Peru como Francisco de Paula Quiroz, Fernando López Aldana y José de la Riva Agüero y Sanchez Boquete en Lima; Juan Manuel Iturregui en Chiclayo y Mariano Melgar y Mariano Jose de Arce en Arequipa .

Unificación y Nacimiento de la Logia

Para ese entonces, José de la Riva Agüero y Sanchez Boquete, Venerable Maestro de la “Logia de Lima” ya habria influenciado en gran parte de los generales jovenes de la logia lasernista “La Paz Americana del Sud” y promovido que parte de esta se integrara a la logia lautarina; iniciandose un proceso de unificacion paulatino y progresivo que damos por iniciado en Julio de 1817 y de la que resulto una logia unificada que adoptó como nombre el santo y seña que sus miembros utilizaban: “Paz y Perfecta Union”, según investigaciones del R:.H:. Egisto Francia.Precisamente, como parte de este proceso de unificación y ante las evidentes muestras del avance libertador; La Serna acepta las negociaciones que San Martín le propone realizar en la hacienda Punchauca entre mayo y junio de 1821 lograndose un breve armisticio y en las que participaron por el lado realista los generales Jose Canterac y Juan Antonio Monet y por el lado patriota Tomas Guido y Juan Garcia del Rio, no llegandose sin embargo a ningun acuerdo. Tomas Guido, minucioso colaborador y militar muy cercano al libertador narra este encuentro de la siguiente manera: …el General San Martin se puso en marcha desde el primer dia. Formaban el sequito los renombrados coroneles Las Heras, Paroissien, Necochea; los tenientes coroneles Spry, Raullet y cuatro ordenanzas…La comitiva del virrey, escoltada por cuatro dragones españoles, llego a las 3 y cuarto a Punchauca…el general San Martin adelantose al vestibulo …y luego que el virrey puso el pie en tierra, lo abrazo estrechamente, saludandole con estas afectuosas palabras: -“Venga para aca; estan cumplidos mis deseos, general, porque uno y otro podremos hacer la felicidad de este pais”…La primera media hora se paso en tomar algunos refrescos y en esa conversacion franca y animada…y en seguida San Martin invito a La Serna, los jefes principales y ambas diputaciones, a pasar a cubierto en la pieza inmediata, en donde todos se reunieron. Entonces el general del ejercito unido tomo la palabra, y dirigiendose al caudillo español, le dijo con voz firme estos e identicos conceptos: -“General, considero este dia como uno de los mas felices de mi vida. He venido al Peru desde las margenes del Plata, no a derramar sangre, sino a fundar la libertad y los derechos de que la misma metropoli ha hecho alarde al proclamar la constitucion del año 12, que V.E. y sus generales defendieron. Los liberales del mundo son hermanos en todas partes, y si en España se abjuro despues esa constitucion, volviendo al regimen antiguo, no es de suponerse que sus primeros cabos en America, que aceptaron ante el mundo el honroso compromiso de sostenerla, abandonen sus mas intimas convicciones, renunciando a elevadas ideas y a la noble aspiracion de preparar en este vasto hemisferio un asilo seguro para sus compañeros de creencias. Los comisionados de V.E. entendiendose lealmente con los mios, han arribado a convenir en que la independencia del Peru no es inconciliable con los mas altos intereses de España, y que al ceder a la opinion declarada de los pueblos de America contra la dominacion extraña, harian a su patria un señalado servicio, si fraternizando con un sentimiento indomable, evitan una guerra inutil y abren las puertas a una reconciliacion decorosa. Paso ya el tiempo en que el tiempo en que el sistema colonial pueda ser sostenido por la España. Sus ejercitos se batiran con la bravura tradicional de su brillante historia militar. Pero los bravos que V.E. manda, comprenden que aunque pudiese prolongarse la contienda, el éxito no puede ser dudoso para millones de hombres resueltos a ser independientes; y que serviran mejor a la humanidad y a su pais, si en vez de ventajas efimeras pueden ofrecerle emporios de comercio, relaciones fecundas y la concordia permanente entre hombres de la misma raza, que hablan la misma lengua y sienten con igual entusiasmo el generoso deseo de ser libres. No quiero, general, que mi palabra sola y la lealtad de mis soldados, sea la unica prenda de nuestras rectas intenciones. La garantia de lo que se pactare, la fio a vuestra noble hidalguia. Si V.E. se presta a la cesacion de una lucha esteril y enlaza sus pabellones con los nuestros para proclamar la independencia del Peru, se constituira un gobierno provisional, presidido por V.E., compuesto por dos miembros mas, de los cuales V.E. nombrara el uno y yo el otro; los ejercitos se abrazaran sobre el campo; V.E. respondera de su honor y de su disciplina; y yo marchare a la peninsula, si necesario fuere, a manifestar el alcance de esta alta resolucion, dejando a salvo en todo caso hasta los ultimos apices de la honra militar, y demostrando los beneficios para la misma España de un sistema que, en armonia con los intereses dinasticos de la casa reinante, fuese conciliable con el voto fundamental de la America independiente”. El Hecho es que La Serna, sus diputados y sus jefes, escuchaban las palabras de San Martin con signos inequivocos de contentamiento y calurosa aprobacion … mas el primero aplazo discretamente, en una alocucion concisa y expresiva, el tomar en negocio de tanta trascendencia una resolucion definitiva, prometiendo contestar en el corto plazo de dos dias. A la cinco de la tarde se sirvio una mesa frugal a cuya cabecera se sentaron los dos famosos caudillos, quienes, a juzgar por su radiante alegria, habian completamente olvidado su rivalidad y la distinta ruta a que les empujaba la fortuna. El buen humor, una expansion entusiasta, reinaron durante el rustico banquete. Los jefes que lo presidian se saludaron con expresiones significativas y corteses. El virrey brindo por el feliz éxito de la reunion de Punchauca; San Martin brindo luego por la prosperdidad de la España y de las Americas; le siguieron el general La Mar…el general Monet…los oficiales y los comisarios del ejercito unido…En un intervalo, San Martin me llamo aparte y me abrazo con calor. Terminada la comida…el virrey y su sequito se despidieron…quedandose el general San Martin en Punchauca…”Jeronimo Valdez quien sostiene que algunos leales del rey “… estaban resueltos a proclamar el Imperio de los Incas y a ayudar a los indios a sostenerlo, antes de consentir que lo ocupasen unos subditos rebeldes que no tenian mas derechos que los que habian adquirido de sus antepasados españoles…”.Luego de Punchauca, La Serna se fortifica en Lima pero por causa del cerco del ejercito libertador frente a las costas de Callao y la toma de los caminos por los montoneros peruanos que evitaban el aprovisionamiento de la ciudad, el virrey decide abandonar Lima el 6 de julio de 1821 tomando la ruta de Huancavelica, pasando por Huamanga y radicandose en el Cuzco.Cabe destacar, que durante los primeros años de Paz y Perfecta Unión; los locales donde funciono fueron la casa de Riva Agüero en el barrio de Santa Teresa; la casa de don Jose Matias Vasquez de Acuña en la calle de San Pedro; el callejon de San Francisco en la esquina de los hoy llamados jirones Azangaro y Ancash; la casa de Pilatos en la calle del Milagro 390 y el callejon de Petateros muy cerca de la Plaza Mayor de Lima.

La Formación del Estado Peruano

Luego de la proclamacion de la independencia, la principal preocupacion de San Martin es lograr la estabilidad en la vida social para no perder la emancipacion por lo que el 3 de agosto de 1821 se crea el Protectorado del Peru -hito que representa la creacion del estado peruano con la sancion del Estatuto Provisional; sin embargo, y mas alla de la creación de los poderes, las carteras ministeriales y el reconocimiento de las leyes virreynales que no esten en conflicto con la independencia, la discusión se centra en sobre cual es la forma de gobierno mas adaptable al estado peruano, según su extension, poblacion, costumbres y grado que ocupa en la escala de la civilizacion.Interesantes son las intervenciones de Perez de Tudela y Mariano Jose de Arce a favor de la republica y de Jose Ignacio Moreno en abono de la monarquia pero los verdaderos extremos del debate son las cartas de Jose Faustino Sanchez Carrion (“Cartas del solitario de Sayan”) y Bernardo de Monteagudo (“El Manifiesto de Quito”) que nuevamente inciden en el desarrollo de la incipiente masoneria peruana. Durante estos años, San Martín empieza a sufrir el desgaste de una guerra que empieza a considerarse prolongada, sufre el deterioro de su gobierno y debe asimilar su debilitamiento por causas intimamente ligadas a las acciones de guerra. Sin duda que para el primer aniversario de la independencia el libertador argentino ya siente un gran desencanto: La Serna, que practicamente vencido habia abandonado Lima en Julio de 1821, se hace fuerte en la sierra sur mientras que él, vencedor de aquella gesta comienza a evaluar su retirada ante la falta de recursos para concluir con el ejercito realista ocupante de los andes meridionales.Producto de la confrontación de republicanos y monarquicos se crean en 1822 la logia “Orden y Libertad Nº 2” con Faustino Sanchez Carrion a la cabeza e integrada por Francisco Javier Mariategui, Jose de la Riva Agüero, Toribio Rodriguez de Mendoza, Francisco Javier de Luna Pizarro, Mariano Jose de Arce y Bartolome de la Heras mientras que, en 1823, otra faccion liderada por Bernardo de Monteagudo, ministro allegado a San Martin, y seguida por Hipolito Unanue y Mariano Necochea; fundan la logia pro-monarquica “Virtud y Union Nº 3”, ambas con miembros salidos de la logia madre Paz y Perfecta Unión Nº 1.Para ese entonces infaustos sucesos se sucedian en la sociedad limeña. Bernardo de Monteagudo, fervoroso defensor de la instalacion de una monarquia peruana y ministro de Guerra y Marina del protectorado habia sido depuesto. San Martín, de regreso de Guayaquil donde se reunió con Simon Bolivar, reconoce que el acatamiento de su autoridad no es unanime, que Lima no es el Peru y que el descontento popular a causa de la guerra y el debate politico cada vez es mayor. De esa epoca precisamente extractamos los siguientes versos : “De Chile no viene trigo,De Pasco no viene plata,La pobreza esta en su punto,Y, no obstante: ¡Viva la Patria!,Ya la Serna se acabo,San Martin esta reinando,Y los godos del castillo,De hambre se estan entregando” El 18 de Setiembre de 1822 convoca al Congreso para el dia 20, fecha en que se instala . “…El Protector ocupo la silla que estaba bajo el dosel, con una mesa al frente, a cuyos lados se sentaron los ministros de estado, y los diputados en sus respectivas sillas, colocandose las demas comitivas en los asientos fuera de la barra, asi como un concurso numeroso en las galerias. Inmediatamente el Protector del Peru se despojo de la banda bicolor, investidura del jefe supremo de Estado diciendo: Al deponer la insignia que caracteriza al jefe supremo del Peru, no hago sino cumplir con mis deberes, y con los votos de mi corazon. Si algo tienen que agredecerme los peruanos es el ejercicio del supremo poder, que el imperio de las circunstancias me hizo detener (…). ¡Peruanos! Desde este momento queda instalado el Congreso Soberano, y el pueblo reasume el poder supremo en todas sus partes. Acto continuo, y dejando al Congreso seis pliegos cerrados, se retiro acompañado hasta la puerta del salon de seis SS. Diputados. Luego que estos volvieron, se trato antes de todo,(…) a la elección de presidente, vice-presidente y dos secretarios (…) Del escrutinio salieron elegidos como presidente el S.D.D. Xavier de Luna Pizarro, para vicepresidente, el sr. Conde de Vista Florida, y para secretarios los SS. Dr. Dn. Jose Sanchez Carrion y Dn. Francisco Javier Mariategui (…).”Luego de su salida del Congreso, San Martin se retira por unas horas a su casa del pueblo de la Magdalena (hoy Pueblo Libre) para luego embarcarse desde Ancon rumbo a Valparaiso. El libertador nunca mas regresara al Peru, sin embargo, su preocupacion por sus destinos quedan graficados en su correspondencia tanto asi como la forma de gobierno que este deberia asumir tras la gesta independentista.De sus primeros años en Europa es el siguiente texto “…La experiencia de once años debia haber enseñado a todos el dogma infalible que la libertad es un elemento de buen jugo, pero de dificil digestión y que es preciso estomago muy sano para soportarlo (…) Dele Usted a un niño de dos años, para que juegue, un estuche de navajas de afeitar, y Usted me contara los resultados (...) libertad, para que? Para que ataque una prensa licenciosa, para que una revolucion destruya el trabajo, para que carguen con mas contribuciones, para sacrificar a los hijos en guerras civiles (…) Maldita una y mil veces la tal libertad” .

La Dictadura de Bolivar

Hacia 1,823, y luego de la separación de los grupos de Sanchez Carrion y Monteagudo para formar las logias “republicana” y “monarquica” el general de origen colombiano Jose Mendracha asume la dirección de Paz y Perfecta Unión conforme consta de un documento atribuido al General J.A. Pezet quien afirma sin embargo que “…fue removido a los pocos meses del cargo y ocupo su lugar el Sr. Juan Salazar y Carrillo (general peruano)…”No sabemos con exactitud cual es la suerte de Paz y Perfecta Unión en los años posteriores y asumimos que el General Salazar continuo hasta finales de ese año en que abate sus columnas.En el ambito politico, el Peru aparece partido en dos. Lima, el norte y buena parte del centro es territorio independiente con aquella como su capital mientras que el sur se mantiene aun en poder de La Serna quien dirige el desmoronado Virreynato desde la ciudad del Cuzco.El 27 de Febrero de 1823 se suceden los hechos conocido como el “motin de balconcillo”. Los jefes del ejercito unido, entre los que se encuentran Andres de Santa Cruz, Agustin Gamarra y Antonio Gutierrez, ante los fracasos de las expediciones en el sur con el animo de derrotar a La Serna se levantan contra el Congreso y la Junta -administradora del poder ejecutivo- de Gobierno presidida por Jose de La Mar, e integrada por Felipe Antonio Alvarado y Manuel Salazar y Baquijano. En su manifiesto, sostienen que “…el enemigo esta en marcha rapida contra la independencia peruana (…) y que en los momentos criticos, no son los cuerpos colegiados los que pueden obrar con secreto, actividad y energia, aunque los que lo componen se hallan adornados de virtudes y conocimientos(…) Nuestra presente situacion requiere un jefe supremo que ordene y sea velozmente obedecido, y que reanime no solamente al patriotismo oprimido, sino que de al ejercito todo el impulso de que es susceptible(…) imponiendo al Coronel Jose de la Riva Agüero como presidente del Peru. Al dia siguiente, el Congreso -presionado por la milicia- nombra como presidente del Peru al Coronel Don Jose de la Riva Agüero y Sanchez Boquete.Esta presión crearia cierto resentimiento en la representacion nacional que asoma en la primera oportunidad generando el caos y la anarquia. Meses despues, el congreso se dividiria en dos: parte del mismo se trasladaria a Trujillo reconociendo a Riva Agüero como presidente de la república mientras que el resto de los diputados reunidos en Lima proclamarian a Jose Antonio Torre Tagle como presidente del Peru.Es en estas circunstancias que el general Simon Bolivar llega al Callao, el 1 de Setiembre de 1823 a bordo del “Chimborazo”. Diez dias despues, Torre Tagle promulgaria un decreto del Congreso de Lima por el cual “…deposita en el Libertador Presidente de Colombia, Simon Bolivar, bajo la denominacion de Libertador la suprema autoridad militar en todo el territorio de la republica siendo el limite de la misma, la salvacion del pais…”Como todos sabemos, Bolivar instala en el Peru lo que podriamos llamar la primera dictatura. El 11 de noviembre deja en “suspenso el cumplimiento de los articulos constitucionales que sean incompatibles con la autoridad y facultades que residen en el Libertador” desconociendo la Carta Constitutiva recientemente promulgada. Desde Trujillo y luego desde su exilio, Riva Agüero nunca acata su autoridad y en cambio la combate guardando la ilusion de una emancipacion emanada de un acuerdo con los españoles que haga innecesaria la presencia del libertador caraqueño. Es en esa epoca, bajo la dictadura de Bolivar, que la masoneria peruana sufre graves persecuciones y en la que muchas de las logias pre-existentes abaten sus columnas. Nuestras indagaciones nos hacen pensar que seria esta una de las causas por la que la logia madre del Peru “Paz y Perfecta Union Nº 1” deja de trabajar. Veamos nuestros antecedentes: El 27 de diciembre de 1805, Bolivar se inicia en la logia francesa denominada de “San Alejandro de Escocia”, en donde luego de 4 semanas es recibido en el sublime grado de maestro alejandose de la misma pocos meses despues para nunca mas participar en ninguno de sus actos. El mismo Libertador se lo confirma al Coronel Luis de Lacroix, quien si era masón, cuya confidencia aparece en su libro el Diario de Bucaramanga en su relato de fecha 11 de mayo de 1828, así: “…que también había tenido él la curiosidad de hacerse iniciar para ver de cerca lo que eran aquellos misterios, y que en París había sido recibido de Maestro, pero que aquel grado le había bastado para juzgar lo ridículo de la tal antigua asociación: que en las Logias había hallado algunos hombres de mérito, bastante fanáticos, muchos embusteros y muchos más tontos burlados: que todos los masones parecen unos niños grandes, jugando con señas, morisquetas, palabras hebraicas, cintas y cordones: que sin embargo la política y los intrigantes pueden sacar algún partido de esa sociedad secreta, pero que en el estado de civilización de Colombia, de fanatismo y de preocupaciones relígiosas en que están sus pueblos, no era político valerse de la masonería, porque para hacerse algunos partidarios en las logias se hubiera atraído el odio y la censura de toda la nación, movida entonces contra él por el clero y los frailes, que se hubieran valido de aquel pretexto: que por lo mismo poco podía hacerle ganar la masonería y mucho hacerle perder en la opinión…”.Esta versión contada por el propio Simón Bolívar fue corroborada años mas tarde con la aparición del Acta mediante la cual consta con su firma autógrafa, su ascenso al grado de compañero en la Logia Saint Alexandre d'Escosse, de París.Es conveniente aclarar que Bartolomé Mitre fue quien reveló este dato diciendo: “...En esta asociación secreta, ramificada en el ejército y la Marina, y que en Cádiz solamente, contaba cuarenta iniciados en sus dos grados, se afilió San Martín, casi al mismo tiempo que Bolívar; ligándose así por un mismo juramento prestado en el viejo mundo, los dos futuros Libertadores del Nuevo Mundo, que partiendo de un mismo centro con idénticos propósitos, elevándose por iguales medios y ti la misma altura, debían encontrarse más tarde frente á frente en la mitad de su gloriosa carrera...” Y luego, más abajo añade el texto del juramento adicional con la profesión de fe del dogma republicano. La fórmula era la siguiente: “…Nunca reconocerás por gobierno legítimo de tu Patria sino á aquel que sea elegido por la libre y espontánea voluntad de los pueblos; y siendo el sistema republicano el más adaptable al gobierno de las Américas, propenderás por cuantos medios estén a tus alcances, á que los pueblos se decidan por él..”.Posteriormente Jules Mancini repite la tesis de Mitre, señalando que con esa franqueza que caracterizaba a Bolívar, respondió: ”…Sí es verdad, yo me inscribí en la masonería de París pensando que eso podía servirme para mis deseos de independencia; pero muy pronto me salí de ella, porque sólo encontré allí, unos cuantos ilusos, bastante ignorantes y muchísimos necios que juegan con cintas y símbolos que ni siquiera conocen...”.Nicolás Navarro Ortega, al comentar el Diario de Bucaramanga, dice: “…Algo quizá de mayor calibre dijo el Libertador, puesto que De Lacroix, que nos trasmite el diálogo, hizo la pregunta en la certeza de que vendría un elogio para la masonería por parte del Libertador”.Esto es suficiente para explicar de boca del mismo Libertador su paso por la masoneria, quien en carta al General Santander, suscrita en Potosí el 21 de octubre de 1825, le dice: “…Malditos sean los masones y los tales filósofos charlatanes. Estos han de reunir los dos bellos partidos de cuervos blancos, con cuervos negros: al primero por quererlo humillar, y al segundo por quererlo ensalzar. Por los filósofos, masones y cuervos, no he de ir a Colombia. Por acá no hay nada de esto, y los que haya, serán tratados como es justo. Soy de usted de corazón. Bolívar”.Otra carta dirigida tambien a Santander desde su residencia en el pueblo de Magdalena fechada el 27 de junio de 1826 habla del General Antonio Valero -en esos dias Sob:. Gr:. I:. G:. del Supremo Consejo Grado 33 del Gran Or:. de la Republica de Colombia en la que señala : “…el General Valero es hombre que no debe merecer la confianza de Usted ni del Gobierno. Aquí ha dejado mala reputacion a causa de su inmoralidad, y ultimamente ha dejado establecidas unas cuantas logias que no dejan de dar que hacer…”Años mas tarde, convencido de que las Logias o Sociedades Secretas fomentaban y patrocinaban la lucha contra su gobierno dictatorial, el Libertador dio un Decreto Ley por el cual acababa con la masonería y las Logias de Colombia. A los 3 años de su llegada al Peru, el 1 de Setiembre de 1826 Bolivar manifiesta “…que debo regresar a Colombia que me llama…” dejando el gobierno del Peru en manos del Consejo de Gobierno presidido por Andrés de Santa Cruz dejando tras de si muchos sentimientos encontrados entre quienes le apoyan y alaban y entre quienes se opusieron siempre a su presencia entre los que cuentan, a decir de Basadre, a Jose de la Riva Agüero y Manuel A. Vidaurre, quienes encarnan la oposicion nacionalista frente a un posible predominio colombiano. Alejado Bolivar del Perú, el 4 de Junio de 1827 se instalo el Congreso convocado por Andres de Santa Cruz. Se derogo la Constitución vitalicia de Bolivar y se reestablecio la de 1823 en toda su plenitud y el 9 del mismo mes se elige como Presidente del Peru a José de La Mar.

Responsable de la Actualización o Publicación: R:.H:. Davirael Heredia Díaz
El contenido de cualquier artículo o material de este portal o página web, corresponde a la opinión de sus autores y no podrá ser, de manera alguna, interpretado como la opinión de una autoridad masónica nacional o universal, en general, o de una Logia en particular. La contribución de los autores es su propia opinión.
Paz y Perfecta Unión N° 1 © 2016